Viñedo

La ilusión y el detalle

Las suaves laderas, hechas de mil terrazas y pequeños barrancos, acogen un mundo dedicado a la vid con devoción.

Siglo tras siglo generaciones de agricultores han labrado con esmero estos parajes. Su entrega y su ilusión permiten explicar la imagen de harmonía que hoy es posible contemplar en los alrededores de Elciego.

En las hileras de viña se lee una viticultura detallista, que cuida la planta y consigue extraer de ella un mensaje lleno de expresividad.